Histerectomía Radical

Esta es una traducción automática mejorada de este artículo.

La primera histerectomía realizada fue en 1895, para un caso de cáncer de cuello uterino por el doctor Clark en el Hospital Johns Hopkins. El procedimiento fue desarrollado en Wertheim por un médico vienés en 1898 mediante la eliminación de los ganglios linfáticos de la pelvis y en el parametrio. En la década de 1900 hubo un estudio realizado en todos los pacientes que llevaron a cabo una operación de este tipo y la tasa de mortalidad de este procedimiento quirúrgico fue de hasta un 18% y la tasa de morbilidad aún mayor, hasta un 31%.

 Médico Shauta informado de que la histerectomía vaginal tuvo una tasa de mortalidad mucho menor en comparación con la vía abdominal y el paso del tiempo por la radioterapia se hizo más y más favorecido debido a estas estadísticas.

La histerectomía radical se revolucionó en 1944 cuando el doctor Meigs modificó la operación anterior con la eliminación de todos los ganglios pélvicos, reportando una tasa de supervivencia del 75% en todos los pacientes con enfermedades en etapa I y demostró una única tasa de mortalidad del 1% cuando se llevaron a cabo los procedimientos en los que por un ginecólogo profesional.

A lo largo de los años se han producido diversos acontecimientos en el procedimiento de cuidados intensivos, anestesia a los antibióticos y la ciencia transfusión de productos sanguíneos. La disminución de los casos de cáncer cervical invasor llevó a más terapias dirigidas a los procedimientos y modalidades no quirúrgicos.

La histerectomía radical fue en un principio el tratamiento primario en los casos de cáncer de cuello uterino, debido a la ausencia de otros tratamientos. El adenocarcinoma y el carcinoma de células escamosas son dos de los tipos más comunes que se producirán dentro de la zona de cuello uterino. Un tercio distal del útero será el cuello del útero, que se proyectará en la vagina y continuará el segmento uterino inferior.

Dentro de la porción del cuello uterino que estará expuesta a la vagina, se puede conocer el epitelio escamoso que la transición al epitelio columnar hasta la unión escamoso-cilíndrica, donde habrá la zona de transformación. En esta región vulnerable de las células más columnares cuello uterino son en un cambio metaplásico en curso y donde la mayoría de las enfermedades cervicales ocurrirá.

Para los pacientes que estarán en fase de hemorragia interna, hay tasas casi iguales de riesgos dentro de los dos tipos de tratamiento: la terapia de radiación y el procedimiento quirúrgico. El primer tipo de tratamiento será consistente en teleterapia pelvis combinada con braquiterapia, que era en el pasado reservado sólo para los pacientes que eran médicamente enfermos y tenían contraindicaciones para los procedimientos quirúrgicos.

Lamentablemente, no puede haber efectos adversos de la radioterapia y pueden durar hasta varios años después de que se aplica el tratamiento y completó. Ellos pueden incluir fibrosis, atrofia vaginal, estenosis y también de aglutinación que puede tener la capacidad de afectar la función sexual.

También disfunción de la vejiga puede aparecer o vómitos severos y diarrea como principales efectos secundarios después del tratamiento. Sin embargo, hay casos en los que la opción quirúrgica se preferidos que tienen como resultado una tasa de 85% de la supervivencia, el resto de 15% tienen problemas postoperatorios debido al aumento de las complicaciones que esta situación puede presentar.

cervical, cuello del útero, el procedimiento, el tratamiento, intervención quirúrgica, la histerectomía, la mortalidad, la tasa, los pacientes, quirúrgica